Skip to content

Turbina odontológica: todo lo que debes saber

Apr 08, 2022 | escrito por:

La turbina odontológica es un instrumento imprescindible en muchas intervenciones clínicas. Existe un amplio surtido de modelos y sus prestaciones a veces son similares, por lo que intentaremos aclarar cuáles son las características más importantes que pueden resultar útiles al elegir este dispositivo.

¿Cuándo se usa la turbina y cómo funciona?

 

La turbina es un instrumento giratorio impulsado por aire comprimido que puede girar a altísimas velocidades, de unas 400 000 rpm. Esto hace que la turbina resulte ideal para raspar y cortar el esmalte y los materiales utilizados en las prótesis fijas. 

Su alta velocidad produce un aumento de la temperatura, por lo que es necesario encontrar una forma de enfriar el área de intervención.  La irrigación con aire y agua es fundamental para no dañar la pulpa del diente manteniendo lo más baja posible la temperatura generada por el roce.

Por lo general es preferible disponer de tres o cuatro puntos de irrigación. Estos permiten obtener:

  •  una nebulización estable del spray
  •  un buen enfriamiento 
  • una buena visibilidad del campo de operación en cualquier condición operativa.

 Además, el spray libera el campo de trabajo de los residuos producidos durante el uso de la turbina.

La turbina aloja un rotor con álabes, que giran impulsados por el aire comprimido. 

Mientras usa la turbina, el odontólogo utiliza el mando de pie para regular la presión de servicio de manera gradual y progresiva. Esta regulación permite determinar la velocidad hasta el valor máximo previsto.

Junto al rotor, los componentes más importantes de la turbina odontológica son los cojinetes, que deben resistir al roce durante toda la vida del instrumento. La calidad de los cojinetes, unida a una correcta lubrificación de la pieza de mano, contribuye a su longevidad y garantiza las máximas prestaciones.

¿Cómo mantener y optimizar las prestaciones de la turbina odontológica?

La lubrificación periódica y un mantenimiento regular garantizan una mayor duración y prestaciones constantes. Para los instrumentos dinámicos se aconseja seguir las indicaciones de la empresa fabricante.

Hoy en día el mercado ofrece aparatos que efectúan ciclos automáticos de lubricación y purga de la turbina y de los otros instrumentos giratorios. Algunos dispositivos, como Thalya, gestionan de forma simple el procedimiento. Con Thalya Plus también están disponibles las fases de lavado, desinfección y secado. Siguiendo las recomendaciones de la empresa fabricante, la turbina es esterilizada en autoclave para completar el reacondicionamiento del instrumento.

Turbina odontológica: ¿qué factores hay que tomar en consideración al elegirla?

 

Son varios los aspectos que pueden guiarnos a la hora de elegir la turbina. Tenemos que considerar el precio, pero también necesitamos definir atentamente los requisitos mínimos que debe cumplir en lo que respecta a la calidad. 

¿Cuáles son las cualidades clave que deben interesarnos? Todo lo que influye en la eficacia y en la durabilidad de la pieza de mano.

  1. El material
    El primer punto que hay que tomar en consideración es el material con el que está realizado el cuerpo de la turbina. Debe resistir a considerables tensiones dinámicas, por lo que es aconsejable dar prioridad a los materiales capaces de ofrecer resistencia mecánica y ligereza.
  2. La forma y el acabado superficial
    El segundo aspecto que debemos contemplar al elegir la turbina es la forma y el acabado superficial. La empuñadura debe ser cómoda y ergonómica. Para favorecer el mantenimiento de las condiciones higiénicas, es importante que su superficie sea lisa y fácil de lavar y desinfectar. 
  3. Las dimensiones de la cabeza de la turbina
    Por último, para elegir un instrumento de calidad es conveniente considerar las dimensiones de la cabeza de la turbina. Cuando las dimensiones de la cabeza son reducidas, el médico encuentra menos dificultad para introducir el instrumento en la boca del paciente. Además, una cabeza pequeña representa un menor obstáculo para la visibilidad en el campo de trabajo.
  4. Las vibraciones y el nivel de ruido
    Pensemos en lo molestos que son el nivel acústico y las vibraciones de una turbina de baja calidad. Cuando es alto, el ruido de la turbina produce malestar en el paciente, sobre todo cuando es muy sensible o tiende a evitar las visitas odontológicas por una especie de odontofobia. Para ser aceptable, el nivel acústico no debería superar el umbral de 60 dbA.

    Si la turbina es de buena calidad y ha sido construida con una mecánica de precisión de un cierto nivel, las vibraciones serán mínimas. La calidad de los cojinetes contribuye a reducir las vibraciones, y en consecuencia el ruido también.
  5. La iluminación
    El último punto que cabe considerar es la calidad de la iluminación, que debe garantizar unas condiciones de trabajo perfectas. Hoy en día las turbinas suelen estar provistas de una fuente led que llega al cabezal de la pieza de mano mediante fibras ópticas. Las luces led duran muchísimo y proporcionan una luz blanca que no altera el color de los dientes y de los tejidos.

    Castellini produce una gama de turbinas que se distinguen por su alta potencia y su larga duración.  Gracias a sus reducidas vibraciones, a la calidad constructiva del instrumento, a los materiales empleados y a su diseño, el nivel acústico no supera los 57 db.

¿Ya conoces los instrumentos de la gama Castellini?

Descubre todas las características de los equipos dentales

Haga clic aquí para saber más

Volver a las entradas